El caso Nair Mostafá: un emblema de la impunidad

Uno de los casos emblemáticos de impunidad de la historia criminal argentina ocurrió hace 16 años, precisamente, en Tres Arroyos. Nair Mostafá, una nena de 9 años, desapareció de su casa el 31 de diciembre de 1989. Su familia hizo la denuncia enseguida, pero la Policía local recién comenzó la búsqueda después de los festejos de Año Nuevo.

El cadáver de Nair, que había sido violada y asesinada, fue encontrado al costado de una vía abandonada. El hallazgo desencadenó una pueblada contra la Policía, que terminó con 16 autos incendiados, 20 personas heridas, 16 policías relevados y una toma en el edificio de la Municipalidad.

Por aparentes desprolijidades en la investigación (se hicieron tres autopsias, en una de ellas se halló droga en el cuerpo, lo que dio lugar a la intervención de la Justicia Federal), no hubo involucrados por el crimen hasta mayo de 1991, cuando el barrendero Carmelo Piacquadío —un hombre con facultades mentales alteradas— confesó el asesinato. Pasó 18 meses en el penal de Melchor Romero, pero la Suprema Corte provincial anuló la declaración en la que se autoimputó el crimen.

En total hubo 10 detenidos, pero ninguno fue acusado. En 1999 un testigo volvió a involucrar al barrendero, pero en mayo de 2005 el juez José Luis Ares lo sobreseyó. “Piacquadío conoció a Nair por las fotos de los diarios”, dijo su curador. Al haber pasado más de 15 años del crimen , la causa prescribió.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s