La mujer de Soria, con custodia médica para evitar un suicidio

El juez que investiga la muerte del gobernador de Río Negro admitió que “el peligro más grande” es que Susana Freydoz “tome alguna medida desesperada” contra su vida

El presidente del Superior Tribunal de Justicia de Río Negro, Víctor Sodero Nievas, afirmó esta mañana que, la mujer del gobernador Carlos Soria, Susana Freydoz “tenía marcas compatibles con una lesión leve”, cuando se presentó ante autoridades judiciales horas después de la muerte de su marido.

Sodero Nievas es el mismo funcionario que ayer había dicho a LA NACION que Soria fue asesinado por su esposa, aparentemente en estado de emoción violenta, en un hecho criminal y no por accidente.

En un reportaje con radio Mitre, el funcionario, que es la máxima autoridad judicial de la provincia, dio más detalles de lo ocurrido la madrugada del domingo en la chacra en las afueras de General Roca en la que los Soria celebraron la llegada de Año Nuevo.

Indicó que las lesiones que presentaba Freydoz fueron “producto de la disputa verbal que tuvo antes”. “Algo pasó después de las 2.30 [del domingo] hasta que los familiares se retiraron estaba todo bien”, precisó.

Planteó además que “no se puede descartar ninguna hipótesis: ni un acto de legítima defensa, ni un hecho de emoción violenta” y añadió que para aclarar el panorama será clave el testimonio de una de las hijas del matrimonio, Emilia, y su novio, que estaban en la casa cuando se produjo el disparo. “Veremos el nivel de precisión de la pareja testigo que estaba en la casa para ver el grado de discusión”, dijo.

Por otra parte, confirmó que “la situación de tensión en el matrimonio era conocida” y que se evalúa la hipótesis de que el gobernador tuviera una relación paralela. “La señora de Soria es una mujer muy tradicionalista que buscaba conservar su familia. Tenemos entendido que había una tercera persona”, concluyó.

LAS HIPÓTESIS

Según Sodeo Nievas los indicios contra Freydoz son abrumadores. A las pruebas de criminalística que se conocerán hoy se suman testigos que señalaron que la señora expresó ante un grupo de policías y familiares, poco después del hecho: “No lo quise matar”.

Dos pruebas clave comprometen a la viuda: el test de parafina habría encontrado restos de pólvora en sus manos y además se pudo determinar que el disparo se realizó desde más allá de 50 centímetros de distancia, pues en la autopsia no se encontraron rastros de pólvora en los bordes de la herida. No hubo tatuaje, explican los forenses. Es decir que la idea de que hubo una pelea o un forcejeo donde el matrimonio disputó el arma, empieza a quedar en dudas porque es factible que el disparo se haya realizado desde una distancia mayor.

Para Sodero Nievas, que maneja la información del sumario policial, “se trató de un homicidio debido a un conflicto conyugal”. Aunque aún están en duda las causas de la pelea: el juez de la Corte dijo a LA NACION que evalúan dos hipótesis como posible foco del conflicto.

Una de esas ideas que se manejan es una supuesta infidelidad de Soria, un hombre de carácter fuerte, que no esquivaba las disputas. Supuestamente Soria le habría planteado que se instalaría en Viedma, en la residencia oficial del gobernador, pero sin ella, lo que hizo estallar a su mujer, cansada de sufrir destratos y ante la sospecha de que el mandatario provincial tuviera una relación paralela. Había una situación de hartazgo ante los maltratos, dijo el juez.

La otra hipótesis, según reconoció Sodero Nievas a LA NACION, se vincula con que la disputa conyugal fue provocada por la llegada a esta ciudad de un hijo del matrimonio, que trabaja en la SIDE, con su pareja, homosexual, lo que hizo estallar al padre. La madre salió en defensa del hijo y así estalló la disputa.

“CUSTODIA PERMANENTE”

Por otra parte, el juez de la causa iniciada por la muerte de Soria, Juan Pablo Chirinos, aseguró esta mañana que Freydoz está con “custodia médica permanente” para evitar que tome “alguna medida desesperada” en contra de su vida.

El magistrado confirmó que el médico que examinó a la mujer después de que Soria recibiera el balazo que terminó con su vida “dijo que no estaba en condiciones de declarar, que estaba shockeada”.

“El peligro más grande que había en el día del hecho era que pudiera tomar alguna medida desesperada. Entonces se le puso una custodia médica permanente desde ese momento”, precisó Chirinos en diálogo con radio Mitre. Añadió que, también por el temor a que pueda suicidarse, Freydoz “está con una asistente psiquiátrica y está fuertemente medicada”..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s