Hasta 25 años de cárcel a los policías que violaron al menor en Trelew

El juez de garantías de Trelew José García resolvió la prisión preventiva por dos meses para cinco policías de la Seccional Segunda de esta ciudad sospechados de haber golpeado y violado a un chico de 16 años que había sido detenido el miércoles pasado a la mañana por un incidente en la vía pública. Además otros cuatro efectivos seguirán sometidos a proceso por el mismo hecho aunque en libertad y con restricciones en cuanto al acercamiento a la víctima, su familia y testigos.

La decisión se tomó en una extensa audiencia de control de detenidos que se inició pasadas las 21 del sábado y que se extendió hasta la 1 de la madrugada de ayer ante la presencia de las partes, familiares de la víctima, de los policías imputados y compañeros de trabajo de estos que colmaron los pasillos del tercer piso del edificio de Tribunales de Trelew. Apenas iniciada la audiencia, dos suboficiales que también habían sido detenidos recuperaron la libertad, al no encontrar los fiscales pruebas que permitan cargos en su contra.

Los policías que seguirán detenidos son el suboficial subinspector Adolfo Carvallo, el agente Carlos Alberto Pato, el cabo Carlos Treuquil, el agente Mario Bevacua y el cabo primero Aníbal Muñoz. A excepción del oficial Carvallo, los otros cuatro policías provocaron una feroz golpiza contra el adolescente en un calabozo produciéndole severas lesiones, entre ellas en el ano al introducirle presumiblemente parte de un bastón “tonfa”, utilizado en la fuerza policial para reducir a personas en situaciones violentas.

A Pato, Treuquil, Bevacua y Muñoz se les imputó los delitos de abuso sexual gravemente ultrajante, privación ilegítima de la libertad, vejaciones y severidades en carácter de coautores. A Carvallo se le imputan todos esos delitos aunque en carácter de partícipe necesario ya que, según la investigación del equipo de fiscales, habría intentado fraguar documentación interna de la Comisaría sobre la detención del adolescente.

Para la querella, representada por Julia Laborda, los hechos fueron calificados como tortura, figura que prosperará o no según los resultados de la investigación.

El juez García se encargó de destacar en su resolución, que las imputaciones podrán variar de acuerdo a la investigación.

La decisión de la prisión preventiva fue adoptada por García al entender que existe posibilidad de entorpecimiento de la investigación, ya que los imputados pueden influir sobre testigos. Sin embargo García destacó los riesgos de fuga de estos cinco imputados ante la pena que podría caberles que va desde los 8 a los 25 años de prisión, poniendo especial énfasis -en coincidencia con los fiscales- en que se trató de un hecho “gravísimo” ya que ocurrió en una Comisaría y que fue protagonizado por policías provocando un daño psicológico “inconmensurable” en el menor. “Me tocó escuchar su testimonio y pude advertir el grado de desesperación en la víctima”, dijo García.

El juez dispuso también la libertad, aunque sometidos a proceso y con prohibición de acercamiento a la víctima, sus familiares y los testigos, para el agente Víctor Ortiz y el sargento primero Sergio Castillo a quienes se les imputa los delitos de vejaciones y severidades, ya que habrían golpeado al menor durante su detención en la vía pública y posterior traslado a la Comisaría.

Similar medida adoptó contra el oficial ayudante Bruno Rodríguez y el sargento ayudante Víctor Santibáñez por el delito de privación ilegítima de la libertad en carácter de coautores. Según la investigación, estos dos policías fueron los que esposaron y trasladaron a una dependencia interna a la novia del adolescente que había concurrido a la seccional a reclamar por su libertad. “Con haberla sacado de la seccional hubiera sido suficiente”, dijo el juez García.

Tras la detención de los 11 policías, en el transcurso de la jornada del miércoles pasado, el equipo de fiscales encabezados por los fiscales generales Mirta Moreno y María Tolomei, secuestraron documentación interna de la policía, realizaron allanamientos, se hicieron de informes de médicos forenses que constataron las lesiones en el cuerpo del menor, participaron de una decena de ruedas de reconocimiento de personas, escucharon en “Cámara Gesell” el testimonio de la víctima, tomaron testimonios a sus familiares y a vecinos del lugar donde se produjo la detención.

En la audiencia, todos los policías fueron asistidos por la defensora oficial María Gómez Lozano, con la presencia también de Pablo Rey, de la Defensoría, que se encargó de destacar las cualidades personales de la víctima. #

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s